[language-switcher]

[:es]IMG_2378Enrique Zuazua en el CIO el pasado 16 de mayo. | Foto: Carla Serrano
“Los seres humanos hemos desarrollado las Matemáticas para intentar entender este mundo y no se nos ocurre otra manera de hacerlo. Sin Matemáticas no podemos ni siquiera encargar una cena. ¿Cuántos vamos a ir? ¿Cuántos minutos tenía derecho a hablar? ¿Cuándo es el cumpleaños de nuestro compañero? ¿Cuál es nuestro índice de salud? ¿Cuál es el grado de sostenibilidad de un país? ¿Cuántas especies o cuántas lenguas han desaparecido? ¿Cuántas más van a desaparecer? Todo eso precisa respuestas Matemáticas. Podemos decir vale, bien, perfecto, hagámoslo de otra manera. Sí, ¿pero cómo? Tenemos el lenguaje, las artes, la poesía, la cocina… Son herramientas de comunicación y de creación extraordinarias, pero ¿podemos prescindir de las Matemáticas? Posiblemente sí, pero no se me ocurre cómo”. Con estas palabras, Enrique Zuazua (Éibar, 1961), catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Fundación Deusto, recogía la cátedra Alexander von Humboldt, que le reconoce como el mejor matemático mundial en el campo de las Matemáticas aplicadas, con el objeto de iniciar una nueva andadura académica en la Universidad Friedrich-Alexander (FAU) de Erlangen, en Alemania. Hoy hemos aprovechado su visita al CIO para hablar con uno de los principales referentes nacionales cuando se habla de Matemáticas.
Pregunta. ¿Qué supone haber recibido la cátedra Alexander von Humboldt?
Respuesta. Es una oportunidad para poder seguir trabajando con los recursos suficientes. La Fundación Alexander von Humboldt (AvH) lleva el nombre de Alexander, que es el hermano menor de Wilhelm, quien fue un lingüista preocupado por la reforma del sistema educativo de la Alemania de la época. Por eso, una de las universidades en Berlín lleva el nombre de Humboldt, por el hermano mayor. Sin embargo, Alexander fue un naturalista y aventurero que exploró América Latina e hizo grandes contribuciones en diversos campos de la ciencia: la geografía, la zoología, la antropología… y es quien da nombre a esta fundación que, financiada por el Ministerio alemán de Educación y Ciencia, intenta crear, nutrir y preservar una amplia red de científicos y académicos de todo el mundo para que tengan como lugar de referencia Alemania. Ofrece becas para jóvenes, proyectos para que otros investigadores de otros países pasen un tiempo… Este galardón supone la oportunidad de desplazarse allí de manera permanente para desarrollar la carrera académica. La dotación de la Fundación Humboldt dura 5 años y es de 3’5 millones de euros. Después puedes seguir desarrollando el proyecto con los propios recursos de la universidad.
P. ¿Qué se siente al ser catalogado como el mejor matemático mundial en el campo de la Matemáticas Aplicada?
R. Creo que los científicos tenemos que preocuparnos de dar lo mejor de nosotros en nuestro campo. Sin ninguna duda, la ciencia es una disciplina donde hay una jerarquía clara. Creo que hay que saber colocarse en ese mapa de científicos del mundo con modestia. Me alegra profundamente que hayan considerado que sea merecedor de ese galardón, pero no me considero el mejor matemático del mundo, aunque sea un elogio emotivo. En España se ha producido un cambio sustancial en la intensidad y la calidad de la investigación matemática en los últimos 40 o 50 años. Yo fui estudiante en la Universidad del País Vasco en el año 79, en Leioa, cuando todavía era una universidad incipiente y le debo todo a mis profesores de Euskadi y a los de París. Lo que posteriormente hemos hecho es seguir cultivando el estudio, el aprendizaje, la transmisión de las Matemáticas, el desarrollo de proyectos… Es una satisfacción que ese esfuerzo haya dado lugar a un galardón como la Cátedra Alexander von Humboldt.

“En España se ha producido un cambio sustancial en la intensidad y la calidad de la investigación matemática en los últimos 40 o 50 años”

P. Está muy involucrado en divulgación científica, tanto que ha recibido en dos ocasiones el Premio de la Sociedad Española de Matemática Aplicada (SEMA). ¿Por qué cree que es importante la divulgación de la ciencia en nuestro país?
R. Parte de la transformación que se ha producido en España en el ámbito de las universidades y de la ciencia se debe a que los profesores universitarios se han preocupado no solo de investigar y de reformar los programas docentes, sino que también ha habido un gran esfuerzo por comunicar a la sociedad la importancia de nuestro trabajo. Tenemos que tener en cuenta que gran parte de la financiación que nutre nuestro trabajo es de origen público, y en el caso de la Cátedra AvH también. La Fundación AvH está financiada por el ministerio alemán que, por tanto, usa el dinero de los impuestos. Lo mismo pasa en España a través del Plan Nacional de Investigación Científica o en la mayoría de las universidades que son públicas. Es importante que nosotros tengamos esa actitud de explicar a la sociedad la importancia de lo que hacemos para que ella pueda seguir apoyando la ciencia. España todavía tiene el reto, según el horizonte establecido en Europa, de que el país invierta un 3% de su PIB en ciencia y aún estamos netamente por debajo del 2% del PIB. Si queremos que la sociedad en general tome esa decisión de invertir más en ciencia, tenemos que ser claros a la hora de explicar los beneficios que eso aporta.
P. ¿Cree que España está jugando un buen papel en lo que a divulgación científica se refiere?
R. Creo que se está haciendo un esfuerzo muy grande. Se han desarrollado programas de divulgación especialmente buenos. Es verdad que son esfuerzos que se están haciendo en muchos sitios. En el mundo o mercado de la ciencia, todas las instituciones compiten por tener los mejores alumnos, los mejores profesores, más impacto y aparecer en la mejor posición en los rankings. Todos los países están haciendo ese esfuerzo, pero en España, sin duda, se ha hecho un recorrido importantísimo. En el año 2000 hubo un momento crucial para las Matemáticas, cuando la UNESCO decidió declararlo el Año Internacional de las Matemáticas. Entonces, en cada país se empezó a organizar el colectivo matemático para desarrollar actividades que acercasen las Matemáticas a la juventud, a los niños y a toda la sociedad para concienciarla de la importancia de esta disciplina.

“Parte de la transformación que se ha producido en España en el ámbito de las universidades y de la ciencia se debe a que los profesores universitarios se hayan preocupado no sólo de investigar y de reformar los programas docentes, sino porque también ha habido un esfuerzo grande de comunicar a la sociedad la importancia de nuestro trabajo”

P. Desde hace años, colabora en programas de radio, televisión y periódicos para difundir la ciencia. ¿Cree que los medios de comunicación de nuestro país hacen una buena cobertura de las noticias científicas?
R. Eso se podría preguntar en todos los ámbitos: ¿Los medios de comunicación hacen una buena cobertura del arte, de la pintura, de la danza, de la literatura…? Es mucho pedir. Creo que se está haciendo un gran esfuerzo y hay programas muy buenos. Hoy en día, gracias a Internet, la cantidad de recursos disponibles es tan grande que ya casi no nos tenemos que preocupar de cuál es el nivel de compromiso que tienen los medios de comunicación, ya que nosotros podemos buscar los recursos proactivamente. Un ejemplo son las conferencias TED. Si te interesan las Matemáticas, basta que busques en la red “TED Matemáticas” para encontrar un montón de charlas interesantes. Además, todos los días vemos en los medios de comunicación noticias sobre avances en ciencia donde se discuten temas relativos a la educación. Félix Klein, que fue profesor en la Universidad FAU, sede de la Cátedra AvH, a finales del siglo XIX, fue uno de los primeros que hizo énfasis en la necesidad de involucrar a los investigadores en los programas de educación, porque las Matemáticas son un reto colectivo para toda la humanidad, no solo para una generación. Por mucho que hagamos hoy, va a haber otros retos matemáticos que van a quedar para el futuro, y tendrá que ser la siguiente generación quién los resuelva. La investigación y la educación tienen que ir de la mano.
P. ¿Qué papel juegan las Matemáticas en el desarrollo tecnológico actual?
R. Hay un informe reciente de la Real Sociedad Matemática Española (RSME) sobre el impacto económico que tiene las Matemáticas en la sociedad. Esta disciplina se aplica en todas las áreas: en el diseño de aviones, en la gestión de recursos naturales, en la gestión social, en medicina… Además, las Matemáticas están presentes a diversas escalas. Si uno hablara de la aeronáutica, podría pensar que las Matemáticas intervienen de manera puntual, pero lo hacen en todas las escalas: en el diseño de los nuevos materiales que permiten que esos aviones sean más ligeros y estables, más silenciosos; también en el diseño de los mecanismos de control de esos vehículos, en su red de comunicación, internet, telefonía móvil, en la compresión de imágenes, en los vehículos autónomos… Como dijo Galileo, todo lo que es realidad o intuimos que pronto va a ocurrir, está escrito en el lenguaje de las Matemáticas.

“Por mucho que hagamos hoy, va a haber otros retos matemáticos que van a quedar para el futuro, y tendrá que ser la siguiente generación quién los resuelva. La investigación y la educación tienen que ir de la mano”

P. Y, por ejemplo, ¿qué nos aportan las Matemáticas en el campo de la salud?
R. En primer lugar, es una herramienta de gestión. Cualquier Comunidad Autónoma tiene millones de pacientes, todos registrados en el sistema de la salud, cada uno con una ficha y unos registros. Las Matemáticas ayudan a sacar conclusiones de esos grandes números mediante la Estadística o la Ciencia de los Datos. Pensemos en algo tan habitual como la epidemia de la gripe cuando llega el invierno: ¿A qué colectivos tenemos que vacunar? ¿Mayores de X, o menores de Y, mujeres embarazadas…? ¿Cuántas vacunas tiene que comprar la Consejería de Sanidad cuando llega el invierno? Esa es una aplicación a nivel de gestión que se podría trasladar a la recogida de residuos de los Ayuntamientos, al saneamiento de aguas, al ruido en las calles, a la seguridad, etc. Luego, ya estarían los campos concretos. Por ejemplo, en la salud cardiovascular, las Matemáticas de los fluidos cada vez se utilizan más. Una de las grandes ventajas de las Matemáticas es que, como trabaja con modelos abstractos, aquello que se hizo para la gestión de canales navegables o la red de suministro de agua en las ciudades puede servir también para el estudio de nuestra salud cardiovascular. Al mismo tiempo, otra aplicación de las Matemáticas importante sería todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías médicas basadas en la visión. Hoy en día, nos pueden hacer una tomografía computarizada y pueden ver lo que tenemos dentro con una precisión que hasta hace poco parecía ciencia ficción. Incluso pueden hacernos una tomografía navegable de modo que el médico que nos está explorando pueda ver el interior de nuestro cuerpo y navegar en su seno como si estuviera dentro para poder ver que posibles lesiones hay en nuestros órganos.
P. ¿Y qué aplicación tienen las Matemáticas en nuestra vida cotidiana?
R. Esto se lo debemos a nuestros ancestros. Cuando el humano decide construir la sociedad, desarrolla dos herramientas: el Lenguaje y las Matemáticas. La comunicación y la ciencia. Posiblemente eso es lo que nos hace más humanos, lo que nos distingue de las demás especies. Por un lado, el nivel de sofisticación que nosotros alcanzamos por medio de la comunicación, a través del cual somos capaces de desarrollar infinidad de lenguas, muchas de ellas en peligro de extinción, pero que son capaces de representar la complejidad de todo lo que nos rodea y tener un nombre para la percha, otro para la lámpara, otro para el teléfono, que nos permite comunicarnos. Y por otro lado las Matemáticas, que es lo que nos permite organizar nuestra vida. Si no existieran las Matemáticas y me preguntases: “¿Cuántas botellas de agua tengo que traer?”. Yo te diría “muchas” o “pocas”, pero no te podría decir nada más concreto. Entonces, tú me dirías: “No, no, no. Necesito saber exactamente cuántas porque va a haber una reunión”. Y yo te diría: “Pues, muchas”. Las Matemáticas son indispensables. Tal vez se podría haber construido una civilización de otra manera. Pero si ahora borrásemos todo y decidiéramos crear una nueva sociedad, desde cero, el Lenguaje lo mantendríamos porque si no, no podríamos comunicarnos, y si eliminásemos las Matemáticas no sabríamos cómo organizarnos. Por ejemplo, cuando se repartiese la herencia, ¿cómo lo haríamos? ¿Y al comprar o pagar algo? Nuestro sistema educativo está basado en las calificaciones; todo eso está numerado. ¿Se podría haber hecho de otra manera? Tal vez, pero cuando miramos la Luna, la distancia está asociada a un número también. Y podríamos vivir sin preocuparnos de la distancia de la Luna, pero por alguna razón nuestros ancestros ya estaban intentando estimarla. Hay una curiosidad innata que nos empuja a esos territorios y aunque ignorásemos la distancia a la Luna, no podríamos hacer lo mismo con la distancia a la huerta, a la playa o a la ciudad.
Continuará…
 

¡No te pierdas el seminario que Enrique Zuazua impartió en el CIO!

Categories: BlogCIO

3 Comments

Enrique Zuazua » Enrique Zuazua (I): “Si queremos que la sociedad invierta más en ciencia, tenemos que ser claros a la hora de explicar los beneficios que eso aporta” · 16 junio, 2019 at 4:17 pm

[…] Este texto es un fragmento de la entrevista de Carla Serrano, realizada para la página web de la universidad Miguel Hernández. La primera parte completa puede leer en este enlace. […]

Enrique Zuazua » Enrique Zuazua (II) “Creo que el sistema universitario y científico español necesita muchas reformas en profundidad, pero van a llevar mucho tiempo” · 19 junio, 2019 at 4:33 pm

[…] Este texto es un fragmento de la segunda parte de la entrevista de Carla Serrano a Enrique Zuazua. La primera parte puede leerse aquí. Y la segunda parte completa en este enlace. […]

Deja un comentario

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *